Los Mundos de I

Cualquier tipo de masaje corporal implica una conexión y una cercanía emocional con la otra persona. Es como un puente que se tiende entre ambas personas, quien lo da y quien lo recibe: “Al tocar, soy tocado”.

Este masaje es una oportunidad para dar placer y amor, así como de reducir tensiones en los genitales femeninos y liberar emociones allí contenidas. Un masaje de este tipo puede despertar placer, deseo, sensualidad y gozo.

La técnica y los movimientos son sencillos y fáciles de realizar. Ayudará que la mujer tenga una actitud de entrega hacia la experiencia del masaje y que ambos se comuniquen para saber si los movimientos son placenteros y agradables. Este masaje puede finalizar de manera tranquila, ambos recostados y abrazados, o bien puede conducir a una relación sexual, todo dependerá de lo que vaya surgiendo. La meta no será en todo caso el coito, ni la mujer…

Ver la entrada original 936 palabras más