Recorriéndote de norte a sur, disfrutando de tu hermosa geografía . Camino por tus valles, me detengo en tus mesetas, me deslizo por la ladera de tu cuello, que calza justo con mi frente, siento los latidos de tu corazón cuando bajo la pendiente de tu pecho, tus brazos me abrazan. Mi boca busca algo que mis manos encuentran primero.
Recorro ese camino una y otra vez, rebelde y perseverante. Que bien hueles, ese aroma tan tuyo, que podría reconocer entre muchos, me atrapa, lo respiro y se me mete en la piel,
Deseo recorrerte sin parar, saltar las piedras, detenerme en tu oasis, sedienta y cansada a beber de tu agua, De ida y vuelta. Quiero que tu península penetre en mi bahía, te estaré esperando, pasaremos juntos las tormentas hasta que los vientos se calmen y sean nada más que una suave brisa. Y sentarme en tu orilla a admirar tu paisaje hasta que me duerma.
Quiero ser la incansable caminante de tu cuerpo