Cuando te vi pasar la puerta del avión, el corazón me dio un salto, si, eras vos, cuantos años habían pasado desde la ultima vez que estuvimos juntos? Que hacías ahora viajando desde tan lejos a Buenos Aires?
Poco habías cambiado, unas canas mas, unos kilos mas, pero todavía conservabas eso, que te hacia tan sexy.
No me reconociste, eso me dolió y me tranquilizo a la vez.
Cuantos recuerdos vinieron a mi cabeza, no podía concentrarme en el trabajo, solo pensaba que estabas ahí
Cuando se apagaron las luces , junte valor y me dirigí a hablarte, vi que leías, la luz tenue te daba un aspecto serio y respetable,
Mientras caminaba por el pasillo recordé las cosas que te gustaban y me gustaban. El sabor de tus besos, se me vino a la boca en un instante.
Recordé tu manera de cogerme, a veces tan áspera y otras tan suave. Tu manera de dormir después del sexo, tan vos.
Tu forma de acariciar mi cuerpo, de tocarme, me hacías desfallecer de placer, como me pellizcabas el trasero. Resono en mi cabeza tu voz grave susurrando en mi oído. Mientras caminaba venían millones de recuerdos que se iban armando en mi cabeza como las piezas de un rompecabezas. Cuanto te quise, no se si vos me quisiste.
Cuantas cosas te perdone, cuantas pase por alto, muchos desplantes, cuantas veces me engañaste. A medida que me acercaba y como si un rayo me hubiera dado, recordé de pronto, lo mucho que me hiciste sufrir, tantas noches que te espere. Tantas mentiras, tantos mensajes a escondidas.
Las manchas de lápiz labial que encontraba en tu ropa, siempre tenias una excusa, una salida rápida, una coartada justa.
Los fragancias de otra que se te impregnaban en la piel.
A medida que me voy acercando va creciendo mi indignación, y la bronca se apodera de mi mente y no me permite recordar lo bueno, si es que hubo algo bueno. Lo dudo.
-Ni me reconociste, maldito .-Ya ni me recordas- resuena en mi mente.
Todo lo que vivimos juntos, y no te acordas-
Mi autoestima se va rompiendo en mil pedazos, el abatimiento va creciendo , a medida que me acerco.
No levantas la vista de tu lectura, mejor, así me da tiempo para pensar que hacer contigo, ahora que te tengo tan cerca. , justo en frente, no se que hacer,
Si darte un abrazo o envenarte la bebida.