Pide un deseo- me dice, mientras pasa un tren sobre el puente. El ruido me aturde, cierro los ojos y con miedo que en mi cara se adivine lo que deseo, pienso…
Una noche contigo, en el infierno caluroso de una cama, que hagas de mi tu objeto de placer, que masturbes tu cuerpo con el mio, que calientes mi cerebro hasta derretirme, una granada a punto de estallar, que bebas de mi sexo hasta saciar tu sed. Que modeles mi cuerpo a tu antojo con tus manos, tu boca y tu pija. Que no dejes un lugar sin explorar. Que recorras mi espalda hasta naufragar en mi trasero. Que te derrames en mis tetas y mi vientre.
Que me canses , me satures, y te quedes dormido acurrucado entre mis piernas
.