Me gusta la playa. Sentir la arena entre los dedos de los pies. Dormir al sol. El mar te hipnotiza y no puedes dejar de mirarlo, ese sonido de olas que te adormece.
Te sientes seguro. No confíes! Si te duermes en la orilla, una ola gigante te atrapará y no te quedara otra que convertirte en una sirena o aprender a nadar..