Desnúdate!- Dijo el, y resonó en su mente como un latigazo. La boca le quedo a medio camino entre hablar o gritar, pero nada salió de ella.La sorpresa la paralizó, sus músculos se tensaron como un arco, la garganta se le lleno de arena que tragó con dificultad.
No lo esperaba, el le gustaba y mucho, ella quería algo diferente, cansada de lo mismo una y otra vez.
-Desnúdate!! Esa palabra no admitía un no por respuesta.
Algo la asustaba, tal vez lo desconocido, o tal vez que no tenia el control de la situación.
El ,sentado del otro lado de la habitación , no le quitaba los ojos de encima , y ella sentía como se iba quemando lentamente, el fuego del infierno la abrasaba por dentro,
Una fina capa de sudor le cubrió el cuerpo, sus manos estaban húmedas, sintió el calor en todo el cuerpo.
Sus pezones se endurecieron y advirtió las mariposas entre sus muslos, y sin pensarlo abrió sus piernas para dejarlas volar.
Su sexo lloraba, solitario , esperándolo.
De pronto su boca seca, se lleno de agua, como preparándose para una comida celestial, le dolieron las papilas gustativas, el dolor del deseo.
El apareció detrás de ella, sin que lo notara, la lengua de el le dibujo el contorno del cuello y le provoco un escalofrío.
El, un cazador, con todo el poder sobre su presa ,como un animal salvaje, olió esa mezcla de miedo y deseo que provocaba en ella. Esperaba el momento oportuno para acorralarla.
Desnúdate! seguía flotando esa orden por todo el cuarto.A ella le latían los labios de su vulva ,tanto como su corazón desbocado.
Ardía, todo su cuerpo ardía, su mente ardía, se quemaba, arrastrada por ese torbellino de pasión
Su miedo se fue transformando en el placer de ser deseada, sintió el poder que tenía sobre el. Quien era realmente la presa?
Disfruto ese momento, en el que cazador es cazado. se levantó lentamente , volvió a tener control de su cuerpo, se fue despojando de su ropa sin prisas, mirándolo a los ojos , saboreando el momento .Se entregó a el, no lucho mas, y fue ama y dueña de sus orgasmos