hay mañanas que amanecen oscuras, una pequeña nube cubre mi vista. Algunas veces crece y nubla mi día. Otras llueve, algunas es una llovizna triste y melancólica. Es su recuerdo en forma de lagrimas de cielo.
A veces, solo a veces, muero de amor.