Ya nada queda
en tu sexo y el mio
la oscuridad