Uno es esclavo de sus palabras y dueño de sus silencios.