Mi otoño extraña tu primavera. Tímida primavera recién nacida, de noches cálidas y abrazos largos, de sonidos de ambulancias lejanas.
De duchas compartidas, y oraciones paganas, para que nunca amanezca, de contar los minutos hasta que vuelvas.
Yo, otoño, frio y nublado, de hojas doradas y pensamientos como paginas de libros. Pagina abierta en tu primavera, que a veces leo.
Madrugadas envuelta en tus brazos, noches de pasión y sueño interrumpido por el deseo de amarte.
Desde mi otoño echo de menos tu primavera.