Despertar en la mitad de la noche, en la más cerrada oscuridad, no saber dónde estoy, ni cómo llegué ahí, ni dónde es “ahí”. Las piernas no me responden, trato de levantar mi cabeza para mirar y no puedo. Creo que no estoy sola, siento una cosa húmeda y blanda que recorre mi cuerpo, trato de imaginar que es, y siento otra y otra y otra . Lenguas. Deben ser lenguas.
De pronto unos dedos largos y delicados tocan mis pezones, me estremece una mezcla de sorpresa y placer. 

Llamas Rojas y azules, me rodean, siento su calor pero no las veo. Las llamas se convierten en manos que recorren mi cuerpo desnudo, unos dedos rozan mi nariz y siento su perfume, ese olor a sexo que inunda mis sentidos y me droga y caigo…caigo en ese sentir febril, lujuria. La boca , su boca, miles de bocas que me sorben, me besan, me chupan, placer infinito recorre mi cuerpo como un rayo de pies a cabeza.

Quién eres? Que eres? Penes que tocan mi cara , pasan por mis labios, por mi cuello, mis tetas,me estremecen deliciosas cosquillas. Quiero que esto nunca termine. 

La serpiente está sobre mi, su cabeza está hinchada , sus ojos me miran fijamente, está a punto de vomitar su veneno. Me preparo para recibir su mordida , mi ser palpita de deseo, quiero que ese veneno inunde mis entrañas, no temo, sé que morirá luego y será mía para siempre….