Tienes un corazón noble, generoso, incomparable – dijo el , con una sonrisa tonta en sus labios.

Ella pensó que era un piropo y sus ojos se llenaron de lágrimas . Nunca antes le habían dicho algo tan hermoso.