Cuidador de crepúsculos. Compañero que compra caramelos para un corazón compungido

Cuando te cruces en mi camino,no serás un corso de contramano.Serás una cascada de colores cálidos que caen por mi cara, caricias cándidas pero crueles .

La curva de mi cuerpo conservará tu caricia como la calma de la canela.

Comparto mi cama contigo.

Mi casa comparto contigo.

Comparto mi cóncava cavidad con tu convexo cáliz .

Cabalgo cautiva en tu cabeza por la cordillera confusa de tu cariño.

La culpa corroe y caen los cuerpos. Caótico capítulo complejo

Cancelo coartada, me declaro culpable. Seguir leyendo “Apodyopsis”