Buscar

mis sueños

No soy lo que escribo, soy lo que tu sientes al leerme

Categoría

Palabras prestadas

Palabras prestadas

Que le habran hecho mis manos?
Que le habran hecho? Para dejarme en el pecho tanto dolor…

El profesor de pintura 

….”el arte de pintar viene del alma,

solo puede fluir de nuestro interior

y nutrirse de nuestra imaginación…”

Pagando deudas con la memoria ( para y por Javi firu)

Los peores errores que uno puede cometer son los de omisión. Con el tiempo, uno no deja de preguntarse que habría sucedido

si en aquella encrucijada de caminos, hubiera tomado aquel otro camino que tan tentador se ofrecía frente a nosotros.

Sin embargo, poseemos la imaginación, el arma más poderosa que se pueda concebir.

Ella nos permite atravesar fronteras que en la física, en la lógica e incluso en el sentido común, se nos presenta como infranqueables.

Con solo cerrar los ojos y dejar fluir la mente vivimos existencias imposibles.

Pero lo más extraordinario es que esta posibilidad nos aborda, aun si buscarla ni desearla.

Días atrás, lo sentí en carne propia con tal intensidad que quedé sorprendido.

Todo comenzó cuando tumbado en la cama boca arriba, la punta de una lengua se delizó a lo largo de toda mi pija.

Un escalofrío me recorrió la espalda y la forma de otro cuerpo vino a mi mente. Al principio fue solo una imagen, aunque con

el tiempo fue tomando forma como si un fantasma se encarnara y tomara posesión del cuerpo de mi partenaire.

Podría dar detalles, (mi verga, por ejemplo, pocas veces -acaso nunca- tuvo tan prolongada y tiesa erección-.

Era la primera vez que cojía a una mujer distinta de la que me estaba cojiendo. No era su concha la que penetraba, ni eran sus gemidos,

tampoco eran su cabellos de los que me sujetaba con fuerza y no eran sus pezones los que besaba.

Quería que aquello durara lo máximo posible, así que la di vuelta y acariciando el culo de quien mi imaginación imponía,

la penetré una y otra vez lentamente. Extraía mi verga casi en su totalidad y volvía a introducirlo con delicadeza.

Mordí mis labios para no pronunciar otro nombre en aquel momento, ella mientras tanto gritaba que nunca había cojido así conmigo.

Que nunca había sentido una verga tan gorda y larga y que llevaba dos orgasmos y estaba a punto de tener el tercero.

No sé, nunca lo sabré cuánto duró. Tampoco sé por qué fue esa vez y no otra antes. Mucho menos sé si volverá a suceder.

Lo único que sé, es que hace un par de días te cojí como nunca nadie antes te cojió.

Tal vez te sorprenda esta confesión, o tal vez te desagrade. En mi defensa, sólo diré que no gobierno mi pija ni mi imaginación.

¿Será la única vez? Esa pregunta me apremia.

Quisera que no. 
Gracias por tan erotico texto Javi , siempre en mis pensamientos. 

Catalina Bahia

Catalina tenía la rutina
Del eterno crepúsculo en la piel
Su comarca de sexo en una esquina
Sus hectáreas de pecho en un vaivén
Catalina sabía el argumento
De la sábana rota por amor
Me soplaba la letra con su aliento
Y nos iba surgiendo esta canción
Labio sobre labio, sobre labio
Y la península mía
Beso contra beso, contra beso
Y tu bahía
Cuando se hacen las dos de la mañana
Cuando se hacen las cuatro del amor
Sus pupilas se hamacan porcelana
En ojeras de rímel y carbón
Catalina de fuego y nicotina
Esperando volver a comenzar
Bocanada profunda que ilumina
La mirada marrón de par en par
Labio sobre labio, sobre labio
Y la península mía
Beso contra beso, contra beso
Y tu bahía
La mirada en el techo de los días
La ceniza en el suelo del pudor
Y su nombre arrugado en una silla
Su apellido tendido del balcón
Encendé la fogata que combina
Mi melena, la tuya y la del sol
Un retrato de fuego, Catalina
Con rutina de lento caracol
Labio sobre labio, sobre labio
Y la península mía
En tu bahía

Miguel Cantilo y Jorge Durietz

Imposible librarse de las mujeres, Osho

“Es imposible librarse de las mujeres. Muchas personas lo han intentado, es imposible. Tan imposible como que un árbol renuncia a la tierra. Está anclado en ella.
La mujer es la Tierra. Estás enraizado en mujer. Sales del vientre, sales de él y, de alguna manera, nunca sales, algo permanece enraizado. Y de ahí toda esa atracción por las mujeres. De hecho, la penetración sexual no es otra cosa que buscar nuevamente el vientre. Y como ahora ya no puedes entrar en él completamente, lo penetras sexualmente. Es una búsqueda del vientre, una búsqueda de las raíces.
El método más antiguo que se ha intentado para escapar de las mujeres, es convertirse en monje.
En occidente se está probando otra forma de evitar el compromiso con las mujeres. Los hombres se relacionan con las mujeres, más solo superficialmente, de manera que si uno empieza a enredarse, puede escapar. Hay un miedo al compromiso.
Mi sentir es que si te comprometes, el miedo se disolverá. Va a ser arduo, el compromiso es arduo. No estoy prometiendo un jardín de rosas. Es espinoso y el sendero es difícil, más el crecimiento llega de esa manera. Llegarán las peleas, estarán el mal genio y las miserias, los conflictos y momentos de agonía, y pasarás por momentos en los que nunca me podrás perdonar.
La mujer trae realidad y el hombre vive en sus sueños. La mujer llega y hace pedazos todos los sueños. Ella es bien terrenal, bien real. El hombre es soñador, la mujer es realista, y así te hará tocar tierra.
A menos que un hombre se comprometa con una mujer, nunca se hará adulto, permanecerá siendo niño.
La madurez llega cuando empiezas a encontrarte con una mujer. Realmente, ella crea espacios que tú no recuerdas, traerá a la superficie tus propias caretas, esas que nunca emergerán por sí mismas.”

Osho