Buscar

mis sueños

No soy lo que escribo, soy lo que tu sientes al leerme

Etiqueta

secretos

Pregunta

Porque queremos a las personas que no nos ven?

Ojo por ojo

Ojo por ojo, diente por diente
Labio por labio, boca por boca
Lengua por lengua
concha por concha
Verga por verga
Manos por manos, dedos por dedos
Pie por pie,
Lagrima por lagrima
Risa por llanto
Odio por amor
Nostalgias por alegrías
La vida misma.

Fotografia de Eiko Hosoe.

SUEÑO

Llueven plumas, como copos de nieve, blancas, sedosas y suaves. Vuelan y se deslizan por su cuerpo dormido, desnudo. Suspiros que caen de su boca, erizan la piel.

Plumas que acarician sus pezones y al solo tacto despiertan furiosos.

Labios húmedos y brillantes susurran entre sueños, un nombre.

Sabanas enroscadas, apenas cubren su piel, dejan ver sus nalgas redondas y la curva de sus caderas. Proyectan una sombra en la pared, con la primera luz del amanecer. Silencio , nada se escucha, solo su respiración agitada.

Sueña que sueña con el. Una pluma casi imperceptible acaricia su clítori, se sobresalta con el contacto y un gemido escapa de su garganta dormida.

Que espera el para adueñarse de su voluntad?

Impaciente gira y siente su gran verga hinchada que le recorre el cuerpo.

La busca, la desea, se apura, se moja,.

Ella lo busca, lo desea, se empapa en su propio calor y su sexo aflora inundado.

Siente como penetra en su vagina ardiente y lo abraza con sus piernas.

Lejos, se escucha una voz que la llama por su nombre. Alguien  sacude su hombro.

Ella despierta.

 

Amigo (2)

Tengo que confesarte algo. No se como decirlo. No se como vas a tomarlo.
No te he sido fiel, te he engañado. Como una gata en celo he corrido al encuentro de el.
Te he engañado con el pensamiento, con el cuerpo, con cada célula de mi cuerpo
Lamento tanto que eso haya pasado, no ha sido mi intención lastimarte, ya no aguanto seguir mintiéndote.
El solo hecho de pensar en el, me provoca la mas caliente de las fiebres, siento que algo se derrite dentro, mis papilas gustativas se preparan para ingerir el mas exquisito bocado. El calor invade mi invierno.
Se que no es agradable lo que te voy a decir, pero vos me lo presentaste, hace ya un tiempo, en ese callejón solitario y oscuro, te acuerdas?
No lo hagas mas difícil para mi, escúchame, aunque sea la ultima vez . Desde que conocí a tu amigo nunca mas te fui fiel.

Pagando deudas con la memoria II

Las cosas predecibles no me interesan, me aburren. Adoro el vértigo de lo imprevisible. Aunque esto signifique lidiar con sentimientos impredecibles.

Recuerdo la vez que la vi por primera vez, me sorprendió , no su belleza física, si no el halo que la cubría, una especie de aura dorado que hipnotizaba. Comprendí lo que el sentía, de lo que hablaba cuando la nombraba, se había quedado corto en su descripción. O quizás para evitarme un ataque de celos, no la dibujo en su totalidad.

Ella irradiaba sensualidad por cada uno de sus poros, sus gestos eran delicados, su piel blanca, se veía satinada y brillante. Sus ojos verdes, parecían inundados de lagrimas, y su pelo rojo , fuego mismo salido del mas profundo infierno . No pude quitarle los ojos de encima en toda la velada. Y creo que el tampoco.

Me sentí prisionera de sus encantos, un sentir jamás experimentado hacia otra mujer.Trate de encontrarle defectos, que su voz era algo chillona, que sus dientes , que sus parpados, que su… nada, excusas , ella hipnotizaba , no era de este mundo.

 Esa noche, en la oscuridad de nuestro dormitorio, me encontré pensando en ella, soñando despierta . Sentí celos que el la deseara tanto como yo.

Trate , en vano, de apartarla de mi mente, un cosquilleo en mi entrepierna me hizo tomar conciencia de lo excitada que estaba, me retorcí suavemente  mi propio olor me estimulaba

Extendí mi mano y  toque  tu verga dura y esa mezcla de celos y calentura hizo que mi temperatura subiera aun mas, pase mi lengua por tu sexo. Tu erección creció en mi boca. Sabia que no era yo la causante. No me importo, al fin de cuentas tampoco eras el causante de mi alteración.

Cerré los ojos y me entregue a los brazos de ella, percibí sus labios en mi clítoris, sus manos en mi culo y su lengua entrando y saliendo de mi sexo húmedo y candente . Sus dedos se introducían mágicamente en todos mis orificios, sus manos tiraban mi pelo con fuerza haciéndome gemir de placer. 

El me cogía como nunca, lo sentía dentro , caliente como una brasa. Me pensaba sucia e infiel, no quería ni podía quitarla de mi cuerpo y de mi pensamiento . En ese momento era la mas puta de las putas. Grite con todas mis fuerzas, no solo por el orgasmo, sino para apaciguar mi mente, el también lo hizo y un liquido tibio corrió por mis muslos. 

 

Te pido disculpas querido mío, nunca antes me habían cogido así

En la quietud de mi cama y contigo durmiendo al lado, me pregunto si alguna vez volverás 

BESOS

Hay besos que son inolvidables, extrañables y que quieres volver a reincidir.
Hay besos que provocan incendios, que hierven pasiones, que derriten los polos y producen remolinos en la mente.
Hay besos que son adictivos , droga que arrasa con tu voluntad y te vuelve esclavo voluntario y desesperado.
Hay labios que uno desea conocer, explorar, saborear. Labios dulces como el almíbar o salados como el mar.
Hay bocas que te invitan a ser besadas y el solo hecho de entrar en ellas, te producen una sensación interna de comodidad, lenguas rojas y húmedas que producen calor que se eleva por tus piernas hasta el centro mismo de tu cuerpo.
Hay besos que producen terremotos emocionales, sacudidas en tus sentidos, adicciones y ansias.
Hay besos que te hacen temblar y querer que no acaben nunca, donde el tiempo no pasa. Bocas tibias donde te quedarías a vivir, harías tu nido. Confortable nube, sol del amanecer, sabanas de seda, pecado, caída libre al infierno.
Todo.
Esos besos
Y después están los besos.

Abstinencia

Viste cuando tenes hambre y el estomago se queja ruidosamente y cuando sentís sed y se van secando tus labios hasta partirse en finísimas grietas.
Viste cuando la ansiedad no te deja dormir y das vueltas y vueltas en la cama , sin poder conciliar el sueño.
Viste cuando, sin motivo aparente, tus ojos abren las compuertas y te inundas en lagrimas ,sin poder detenerlas.
Viste cuando te despertas en la mitad de la noche ,totalmente mojada en el deseo de sentir tu cuerpo sobre el mío , las piernas abiertas y el sexo latiendote con dolorosa y ardiente humedad
Bueno, viste? Así extraña mi cuerpo el tuyo….

Aprendizaje

He decidido ,disfrutar mas de los amaneceres
He decidido, reivindicar mi derecho a cambiar de opinion.
He decidido, no pelear por un lugar en la vida de alguien que no le interesa que este.
He decidido no buscar a nadie que no me busca.
He decidido que el tiempo es mío
He decidido viajar mas.
He decidido que prefiero unas brazos que me abrazan a manos que me aplauden.
He decidido dormir menos y soñar mas
He decidido perdonar y perdonarme.

He aprendido que hay cosas que no me han matado, pero tampoco me han hecho mas fuerte.
He aprendido, que no todo vuelve.
He aprendido que no se puede obligar a nadie a que te quiera.
He aprendido que el sexo sin amor, no alimenta el alma.
He aprendido que si le interesas a alguien no tendrás dudas.
He aprendido que tener intimidad con alguien es tener una buena comunicación.
He aprendido que lo prometido no se olvida
He aprendido que no todos sentimos igual.
He aprendido que se hace lo que se puede y no lo que se quiere.

La escalera de caracol

No supo que fue lo que la despertó.
La pesadilla y el grito la sobresaltaron, pero la sensación de ahogo y la falta de aire en sus pulmones, la asustó, se incorporó de un salto tratando de asir el aire desesperadamente, no podía respirar. Estaba bañada en sudor, ese sudor helado que produce el miedo y el dolor. La cabeza le dolía, pero en ese momento lo que mas la asustaba era no poder respirar.
Recobro un poco la calma a medida que un hilo de aire entraba en sus pulmones, las nauseas se hicieron incontrolables. Se incorporó como pudo , el cuerpo le pesaba, sus movimientos eran lentos y dolorosos. Sus huesos estaban cambiando de forma, sus piernas , ya no eran sus piernas. Tenia sed, una sed de años , su boca estaba seca y la garganta se le había transformado en papel , su estomago era una brasa ardiente que le quemaba. Como pudo camino al baño a tomar agua, abrió el grifo y su boca busco desesperadamente el liquido que la ayudara a apagar ese ardor que le producía el fuego en su estomago.
En su cabeza retumbaba un sonido extraño que no alcanzaba a descifrar. De la herida de la espalda le brotaba un fluido espeso como si fuera savia., cuando se hizo esa herida? – pensó-. El terror se apodero de ella, creyó que había llegado su fin.
Quiso huir, pero sus piernas la arrastraron a la escalera de caracol, una fuerza hipnótica la obligaba a subir. Tenia que hacerlo, como si su vida dependiera de ello. En su interior algo estaba por estallar.

Abrió la boca para gritar y solo pudo emitir un débil sonido, como si sus cuerdas vocales se hubieran desintegrados.
Su brazo derecho empezó a temblar, se convulsionaba con vida propia, sin que pudiera impedirlo.
La vista se le nublo, las lágrimas empezaron a brotar , subía lentamente los escalones, con dificultad, solo quería llegar.
El cansancio y la tensión aumentaron, su corazón latía en su cabeza y con cada latido la herida de su espalda se abría mas.
Subió los primeros escalones , penosamente, tomándose de la baranda para no caer, no podía ver que había al final
La oscuridad la envolvía, De pronto sintió que algo se desprendía de su cuerpo, como si fuera una segunda piel, y lo dejo caer, y ya no sintió vergüenza.
Sus pies se hicieron mas livianos, y siguió subiendo mas aliviada, ya no sentía frío, al contrario, una cálida luz de luna la iluminaba.
Fue dejando sus miedos en cada peldaño, ya no sintió temor. Su respiración se hizo mas rítmica y tranquila, sus pulmones se llenaron de aire nuevo y fresco.
Se sacudió la tristeza con una mano , que cayo y rodó escaleras abajo, haciendo ruido de cristales rotos al chocar con el piso.
Una sensación nueva y desconocida la invadió, se sintió liviana y etérea, hermosa como nunca antes.
Apresuro los últimos escalones, y casi corriendo llego a la cima, con un dedo aparto una lágrima de su rostro. Un gran espejo le devolvió una imagen, que no reconoció en un principio, una figura divina, lánguida y bella, sus enormes ojos parecían sorprendidos de lo que veían por primera vez. Atrás habían quedado el dolor , el miedo y la oscuridad.
Si, era ella.
Lentamente y como aprendiendo su nuevo cuerpo , despliega sus alas, enormes, verde , azul, naranja, casi trasparentes , como si fueran de cristal. Sonríe, y vuela……

15 de diciembre de 2014